Siendo adorables, aún de lejos.

Comenzar una relación a larga distancia es una decisión difícil, aún si la pareja está tan enamorada que no separarse, aún cuando tengan que hacerlo físicamente, se siente muy natural. En el mejor de los casos las parejas posponen siquiera pensar en el asunto hasta que la separación es inminente, y evitan sufrir más de lo necesario. Y entonces llegan sus amigos (o personajes incidentales, en algunos casos) a arruinar la compostura que tanto trabajo les cuesta falsificar todos los días.

Durante los meses que duró la ausencia de El Dude, escuché en numerosas ocasiones variaciones de las siguientes frases. Algunas veces eran amigos intentando consolarme (infructuosamente) y otras no me imagino qué es lo que pretendían, porque lo único que lograban era hacerme sentir mal y obligarme a fingir que no lo hacían, para no hacerlos sentir mal a ellos por haberme hecho sentir mal. Eso.

Entonces, querido lector, si tienes a un amigo/conocido/familiar que esté en una situación parecida, evita a toda costa decir las siguientes frases, por su bien emocional y el tuyo físico. De haberlas escuchado una vez más seguramente hubiese recurrido a la violencia. No digan que no les advertí.

1. “Amor de lejos… felices los cuatro” (y variantes que una damita no dejaría escritas en un blog del que siempre quedarán rastros diría jamás).

Cuando pedí aportaciones en Twitter y Facebook sobre frases para poner en este conteo, esta fue la gran ganadora. Y es que, aunque es tan obvia que las personas participantes en la relación en cuestión lo tienen en cuenta todo el tiempo como una posibilidad, al parecer la gente que está a su alrededor cree que no se han dado cuenta de que es más fácil ser infiel cuando se está lejos, y sienten la irrefrenable necesidad de mencionarlo.

Respuesta sin censura: “YA-LO-SÉ. Y aún así elegí esto y tu recordatorio no lo va a cambiar, porque si opté por ello es porque la otra persona es más importante que tú. ¿Exactamente cómo me ayuda que me digas esto? ¿Acaso hará más difícil que tu “premonición” se haga realidad? ¿Acaso que un extraño-o-semi-amigo me lo diga hará que mis ojos se abran y me libere de la imposición que fue esta relación? No. Tomé la decisión con este chistecito apareciendo en todas mis búsquedas de Google de “Cómo sobrevivir a una relación de lejos”. Así que, por favor, desaparece o cómprame una margarita (y luego desaparece)”.

2. “Equis… no se va a dar cuenta” o “Seguramente él/ella está haciendo lo mismo”, al intentar coquetear contigo y/o hacer que hagas caso a alguien que coquetea contigo.

A ver, a ver. A ver. En retrospectiva parece difícil de creer que alguien sea capaz de decir esto. ¿Desde cuándo está bien invitar a alguien a romper una promesa y la confianza de alguien a quien quiere lo suficiente para estar en una RLD, sobre todo cuando, si tienes que recurrir a estas frases, esa persona se resiste a hacerlo?

En ninguna parte de la definición de “amistad” está “presionar socialmente a hacer cosas que no quiere”. Fin del after school special.

Respuesta sin censura: *speechless*.

3. “¿Y no te preocupa que te ponga el cuerno?”

Daré algo de crédito a quienes preguntan eso y asumiré que lo hacen como parte de un estudio cualitativo sobre personas en RLDs. Porque nadie sería tan cruel como para poner esa imagen en la cabeza de alguien que está en una situación complicada por sí misma, ¿verdad?

Respuesta sin censura: “Sí. Sí me preocupa, pero no porque crea que va a hacerlo sino porque es algo que preocupa a todos, aún si tienen a su pareja pegada a ellos. Yo elijo tomar el camino difícil, porque me parece que vale la pena, y creer que no lo va a hacer. ¿Dónde está esa margarita?”.

4. “Obviamente ya estuviste con alguien más”.

Cuando me decían esto prefería tomarlo como un halago, como si la persona quisiera sacarme la información para medir qué tan posible era que el siguiente “alguien más” fuera él. Me encontró atractiva y quiere saber si tiene oportunidad de introducirse a mi… corazón. Les ahorraré el esfuerzo: No. Gracias.

Respuesta sin censura: “Muchas gracias por pensar así de mí, me da gusto saber que es la imagen que tienes y que claramente no he sabido esconder mis deslices de la juventud como debería. ¿Con quién has estado hablando? Ahora esfúmate”.

5. Cualquier tipo de consejo a menos de que los redirijas a este blog.

Si estuviste en una RLD sobreviviente antes de dar dicho consejo, está bien. Tal vez. Pero a menos de que el consejo sea solicitado, lo más probable es que la persona no quiera hablar de eso. Después de todo una relación de larga distancia es una decisión muy personal y que a)no se tiene por qué explicar a nadie y b) se debe manejar como mejor se sienta. Es un asunto muy instintivo.

Respuesta sin censura: ”Gracias. But not really.”

¿Resumen?

No digas cosas que pueden sembrar dudas, no las estás sembrando porque ya están ahí. La situación lo hace por ti, y tu amigo probablemente tiene que esforzarse todos los días por creer, y pone el doble de esfuerzo en la relación para que su pareja también crea. Diciendo esto solamente lo estás haciendo más difícil para ellos, y no hay ningún mérito en ello.

A menos de que sepas que la pareja de tu amigo está haciendo algo (pics or didn’t happen) o haya otros indicios, independientes de la distancia, que sugieran que es el caso, evita decir cosas que puedan lastimarlos. Confía en que es inteligente y está alerta, pero no constantemente sospechando.

¿Se te ocurre alguna otra frase? ¿Qué es lo más desagradable que te han dicho durante tu relación?

Un beso,

P.

¡Gracias por compartir!
Share
Pau

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.