image
La única razón para poner esta foto es que se entretengan buscando a Rocket.

Me voy a mudar (por un tiempo) y mi novio se queda. Recibí una oferta de esas imposibles de rechazar –no vino de un Godfather, pero aún así– y el domingo me voy a Mérida una semana a ver a mi familia, y el que sigue al DF. Por un mínimo de tres meses.

Full disclosure: esos tres meses es el límite que yo puse. En realidad podría quedarme el tiempo que quisiera, y mi novio ha sido muy claro en que si se me antoja quedarme/me ofrecen otra cosa que no pueda rechazar/mi adicción a H&M se agrava, no quiere que piense en él y quiere que me quede. Ha mencionado, también, la manera en que podríamos estar juntos en el futuro.

Después de terminar nuestro previous stint en una relación de larga distancia, escribí contando cómo me sentí, y dije que una de las cosas más importantes –o lo más importante– es saber cuándo van a verse y estar juntos por mucho tiempo. Un día específico, con un boleto de avión ya comprado y un plan definido sobre lo que harán ahora. Esta vez no tenemos eso.

¿Estoy en pánico? No. No todavía. Hoy llegan mis papás para la graduación y todo pasó tan rápido (ya les contaré) que no he tenido tiempo de procesarlo. Por un momento pensé rechazar la oferta irrechazable (aún no estoy convencida), porque no estoy segura de que sea lo que quiero y no sabía si el sacrificio (mudarse es complicado y lo hago cada semestre) valía la pena. Pero El Dude y la parte que no podía rechazar de la oferta me convencieron de lo contrario.

Los próximos días, hasta el domingo, los pasaré graduándome y atendiendo a mis papás. Desvelada, con mucho que hacer y sin tiempo para pensar, lo que es excelente hasta que llegue a Mérida, extrañe a El Dude y me dé cuenta de que no lo voy a ver en no-sé-cuánto-tiempo.

Entiendo que el DF no es Canadá, y nuestro plan es vernos una vez al mes. Estamos en una situación muy diferente –we have an income *musiquita celestial*– y son solamente 12-13 horas en autobús o menos de dos en avión. Digamos que es DEFCON 4 que asciende a 3 por lo indefinido de la fecha.

En realidad no tengo sentimiento alguno al respecto. Estoy más preocupada por la oferta en cuestión y los detalles logísticos del asunto: dónde vivir, cómo transportarme, cómo transportar el colchón que tengo que comprar a dónde voy a vivir. El año pasado, cuando estuve en el DF, estaba con él. Y todos esos detalles no eran problema. ¿Significa eso que al fin me haré una persona verdaderamente independiente? ¿Será que su ausencia me dé más tiempo para convertirme en una workaholic? ¿Arruinaré otros zapatos por quedar atrapada en la lluvia?

So yeah… los mantendré al tanto. Ahora, si me disculpan, tengo una hora para parent-proof mi cuarto y mi apariencia.

Un beso,

P.

@TipoPauYAsi

¡Gracias por compartir!
Share
Pau

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.