Estoy teniendo un ataque de pánico. Ahora mismo, en tiempo real. ¿Cómo lo sé? Pasé gran parte del día algo nerviosa y con dificultad para concentrarme, después tuve un periodo corto de productividad muy alta, y luego me acosté en la cama y solo me pude volver a parar porque tenía que alimentar a un cachorrito. Si no fuera por él, ahí seguiría, casi seguramente llorando.

Anoche dormí bien, o tan bien como puedo dormir con cuatro gotas de clonazepam haciendo lo suyo en mi organismo, pero las dos noches anteriores fueron terribles. También resulta que no dormí mucho, y eso casi siempre resulta catastrófico –desde que tengo ansiedad he tenido que decir adiós a las noches de desvelada, sobre todo si al día siguiente tengo que ser medianamente funcional.

Otro factor podrían ser las hormonas. Según mi Hormone Horoscope*, estoy comenzando el equivalente a la tercera semana de mi ciclo, o sea que ya ovulé pero mi cuerpo todavía tiene esperanzas de que esté embarazada y está funcionando como tal: aferrándose a experiencias familiares, liberando progesterona que me deja somnolienta y con dificultad para concentrarme, y en general haciéndome desear comer, comer, comer y estar hecha bolita en el sofá que ya compramos pero todavía no nos llega.

Este es un ataque de pánico poco aparatoso. A veces son así, solo hacia dentro, sin escenas ni escándalos ni gritos ni (tanto) llanto. A veces puedo levantarme para alimentar cachorritos. A veces tengo que esperar a que #ElHubs llegue y lo haga por mí.

Pero siempre, con o sin arrebatos histriónicos, me siento profunda y categóricamente débil, derrotada por el peso de absolutamente nada.

Quisiera decir que todo lo que necesito es un abrazo, o una pizza, o un beso o una copa de vino o echarme al suelo y que los cuatro cachorros que están en mi casa comiencen a lamerme y no me dejen ir. Pero la verdad es que aún si todas esas cosas sucedieran me iría a dormir con esta pesadez que no viene de ningún lado y que evita que yo vaya a alguno.

Hoy #ElHubs tenía partido de futbol y de verdad, de verdad quería ir. Pero no pude levantarme de la cama.

Un beso,

P.

 

*App 100% recomendada.

 

¡Gracias por compartir!
Share

Ana Pau

1 Comment on Aquí, en pleno ataque de pánico.

  1. Un amigo
    May 4, 2017 at 4:41 pm (2 months ago)

    Todo estará bien, son hormonas. Pasarán y te sentirás mejor.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *