Hace mucho que no escribo sobre mí. Desde que los dejé alarmadísimos por mi inestabilidad laboral, no he aprovechado mi tiempo libre para contarles nada de mi vida. Bad Pau, lo sé, pero aprovechando los 30 minutos que faltan para que aborde mi vuelo –voy a NY con El Dude. Soy la más suertuda del mundo– les daré una actualización.

1. Mi situación laboral sigue inestable –en cuanto a la potencial desaparición de mis trabajos– pero se solucionó sola.. Estoy bien, aún con incertidumbre pero con mucha más fe. Las cosas salen, ¿no? Prometo solo preocuparme lo estrictamente necesario. O no.

Admito que todavía no siento un propósito definido, aunque adoro dar clases y creo que ocasionalmente soy buena en ello, pero he dejado de presionarme por eso. Creo. O a lo mejor solo estoy de buen humor.

2. Adopté una perrita. ¿Impulsivo y financieramente irresponsable para una mujer que no tiene estabilidad laboral? Definitivamente, pero es que me enamoré.

Se llama Foster, tiene 5 meses y la adopté cuando tenía 2. Es parte labrador, parte velocirraptor, parte canguro, parte amor y completamente pelo por todas partes. Y mi vida no sería lo mismo sin ella.

Le puse así porque inicialmente la idea era darle hogar temporal mientras encontrara a alguien que la adoptara. Entonces era mi “foster puppy” y yo era su “foster mom”. La abandonaron de una manera muy cruel –un chavo vio como la bajaban de un coche y se iban– cuando estaba en su momento más absolutamente adorable. Es inexplicable. Estaba cubierta de garrapatas y pulgas, pero fuera de eso es una perrita perfectamente sana, inteligente y sumamente educada. Toda una damita.

Ahora van muchas fotos, porque #adorable. Y sí, mi cuarto siempre es un desastre.


IMG_9510IMG_9891IMG_9562
IMG_0005IMG_9765IMG_8915IMG_9738IMG_9430IMG_8981IMG_8995IMG_9340IMG_9578

Un beso,

P.

¡Gracias por compartir!
Share

Pau

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *