DSC_0068 copy

Sospecho que va a ser difícil escribir este post de forma coherente, siguiendo toda regla de sintaxis, buenos modales y decencia elemental –de hecho, es posible que lo haya reescrito varias veces antes de llegar a este punto… lo negaré todo– pero no importa. I’m engaged.

El siempre guapísimo Dude viajó a Mérida para sorprenderme, mi familia se hizo su cómplice y no sé cómo pero ahora todas las mañanas sonrío mientras me pongo un anillo en *ese* dedo. Si quieren, después les cuento la historia de la propuesta. Si no, prometo por lo menos contarles sobre mi lenta pero segura transición a una Bridezilla.

En este punto yo no tenía idea de qué estaba pasando, but he looked hot.
En este punto yo no tenía idea de qué estaba pasando, but he looked hot.

La escena uno involucró la frase “Si esos malditos dicen que se quieren casar en nuestra fecha les juro que pago el anticipo con el dinero de mi renta”, cuando, por segunda vez en el día, nos encontramos a la misma inocente pareja en una de las haciendas que fuimos a visitar para celebrar el evento. Cuando dijeron que se casarían varios meses antes, aprobé su unión y dejé de pensar que su amor era tan falso como todas las veces que dije “voy a ser una bride-to-be súper tranquila”.

Mi querida y siempre atinada amiga F. lo dijo, después de felicitarme: “Todo lo que creías que ibas a decir, pensar y hacer, elimínalo”. Por supuesto, para este punto yo ya lo tenía claro, siendo que durante años había jurado no compartir mi hasta entonces hipotético compromiso en Facebook, y unas horas después de la propuesta, abrí la cuenta que había desactivado semanas antes para poner esto:

Screen Shot 2015-12-31 at 12.14.17 PM

¿Ven? Soy una verdadera vergüenza para mi yo del 2013. Y a mi yo del 2015-casi-2016 no le podría importar ni un poquito menos.

De alguna forma, estar comprometida sí me hace sentir diferente, incluso respecto a mi relación, cosa que jamás creí posible. Mientras antes estaba absurdamente feliz y enamoradísima, ahora estoy absurdamente feliz, enamoradísima y siento una paz difícil de describir. El Dude dijo que él se siente más grande, y estoy de acuerdo. Supongo que tiene que ver con que el matrimonio es la primera decisión verdaderamente adulta que tomamos, o quizá con la percepción de que es una especie de rito transicional.

DSC_0077

Y aunque el vestido y la boda me emocionan de forma desmedida, en realidad no puedo esperar a vivir con él, buscar y buscar y buscar el lugar correcto, comprar el sofá-para-abrazar-a-Foster del que tanto hemos hablado y despertar con él todos los días.

Por ahora, disfruto en secreto cada vez que veo mi mano izquierda, y frecuentemente molesto a mi querida amiga D. con fotos de vestidos. ¿Lo bueno? Ella me manda los que ella quiere usar. Best friend ever.

DSC_0078

Si quieren saber la historia del compromiso, let me know. Mientras tanto seguramente los molestaré con todo detalle de la planeación, mientras mi madre, abuela, tía abuela y hermanas se encuentran libres por la ciudad de Mérida entrevistando proveedores y diciéndoles enfáticamente que odio los centros de mesa altos. Que el 90 por ciento de tu familia esté formada por mujeres intensas es una verdadera maravilla.

Un beso,

P.

 

¡Gracias por compartir!
Share

Pau

1 Comment on We’re engaged.

  1. ana luisa
    January 2, 2016 at 8:15 pm (2 years ago)

    Lloré. Obvio queremos saber cómo fue la propuesta !!!!!! Otra vez felicidades Pau !!!!!

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *