Pretty Guilty

AP

Crónicas de la planeación de una boda, capítulo 1: Bridal brain.

 

AnQfYhq2zrohEcWkmooITOZEhGRtKMYhV3lBw_MP9Nx0
Estado actual: Fostered.

Planear planear una boda es mucho más sencillo que planearla. Antes de convertirme en una bride-to-be, creía que tenía todo solucionado y que había imaginado el día perfecto, así que había pocas cosas separándome de hacerlo realidad. Fui una ilusa.

Resulta que así como el baby brain y el period brain hacen difícil que tu cerebro funcione con su fluidez usual, el bridal brain existe, y se encarga de que pierdas todo el enfoque y la perspectiva.  (more…)

¡Gracias por compartir!
Share

La propuesta.

DSC_0084

*El texto que sigue está lleno de paréntesis. Parecen excesivos, sí, pero la estructura es anecdótica por completo y cuento la historia como me viene a la mente.. y mi mente está llena de paréntesis. Lidien con ello con optimismo, o no los lean (si quieren perderse de pequeños momentos de lo que espero que sea risa). 

El día comenzó muy normalmente: saludé a los 4 chihuahueños habitantes del household Valencia, discutí con mi mamá por no-sé-qué, pasé toda la mañana acostada porque desde que llegué a Mérida una semana antes no había podido dormir bien, no me dio tiempo de maquillarme los ojos antes de salir (si a poner-delineador-en-todo-el-párpado-y-difuminar-con-el-dedo se le puede llamar “maquillarme”) y sufrí por estar inflamada y reteniendo líquidos después de siete días de comer cual mujer justo después de su boda (¿premonición?). (more…)

¡Gracias por compartir!
Share

We’re engaged.

DSC_0068 copy

Sospecho que va a ser difícil escribir este post de forma coherente, siguiendo toda regla de sintaxis, buenos modales y decencia elemental –de hecho, es posible que lo haya reescrito varias veces antes de llegar a este punto… lo negaré todo– pero no importa. I’m engaged. (more…)

¡Gracias por compartir!
Share

No sé si soy freelance o estoy desempleada, y otros dramas de la vida post-graduación.

En mi graduación, cuando todo parecía tener sentido.
En mi graduación, cuando todo parecía tener sentido. Esa felicidad no puede fingirse.

Hace 2 años, 1 mes y 22 días me gradué de la pequeña pero ruidosa licenciatura en Periodismo y Medios de Información –sí, sí existe y no, no es comunicación, como dijo el eslogan de nuestro décimo aniversario– del Tec de Monterrey, con el mejor promedio de mi generación, mención honorífica de excelencia, seis meses de experiencia en dos importantes revistas de circulación nacional, 5 kilos que no debieron existir pero ahí siguen (y no parecen querer desaparecer), y una deuda que está en la misma situación. (more…)

¡Gracias por compartir!
Share

Casarse o no casarse. O cómo casarse.

IMG_8258

Estoy en el limbo. Todos mis amigos, y los de El Dude, están casándose y muy felices por ello. Tanta emoción –y tanta mención de flores y vestidos– me tiene, por supuesto, esperando el momento en que “me toque” a mí. Después de la última entrega de anillo en el grupo del guapo hombre al que llamo novio, me sorprendí a mí misma volteando a verlo con una cara tan amenazadora como puedo hacerla diciendo “Dile a los demás que ni-se-les-ocurra. Es mi turno”.  (more…)

¡Gracias por compartir!
Share

Manual de supervivencia estética para usuarios del transporte público

bh15

Este es uno de mis muchos posts sobre mi vida como optimista y muerto de risa usuario del transporte público ¿Quieres leer más aventuras de estas? Monterrey 1, Monterrey 2, DF 1 y DF 2. You’re welcome. 

Al calor no le importa si el verano no ha llegado oficialmente, está ahí y punto. Y cuando eres usuario no-orgulloso del transporte público como yo –me encantaría decir que por conciencia social o porque soy muy verde, pero la verdad es porque cuando me mudé a Monterrey no traje mi coche– el calor pasa de ser una incomodidad mediana a sinónimo de devastación, por lo menos en términos de tu look. (more…)

¡Gracias por compartir!
Share

Pretty Guilty, los carbs y el abandono.

food

Estoy a dieta. Sí, sé que no estoy muy pasada de peso y sé que la pizza es lo mejor del mundo (es una realidad a la que me enfrento todos los días), pero el asunto es que por primera vez en mi vida decidí comenzar a comer como una adulta consciente de que todo ese pepperoni probablemente no sea lo más conveniente si pretendo verme como Jane Fonda a los 70 años –el verdadero propósito de mi vida. (more…)

¡Gracias por compartir!
Share

Pretty Guilty y el deber de procrear

Siempre he sabido que, algún día –no te emociones, mamá– quiero tener hijos. No sé si por instinto, por romance o por haber asimilado que así tenía que ser, pero viví más de dos décadas sin cuestionar este hecho una sola vez: quiero ser mamá –algún día, mami, de verdad, detente.

La primera vez que mi resolución se tambaleó fue cuando ese “algún día” se convirtió en un “bueno, tiene que ser aquí si quiero alcanzar a hacer esta maestría en este momento”, y después de leer un par (de docenas) de artículos de HuffPost (etcétera), me di cuenta de algo que las mujeres probablemente han sabido durante décadas: tener hijos no es un juego o un “paso natural”. Tener hijos es un paquete tremendo y, como tal, debe ser una decisión. Y no sabía si estaba decidida. (more…)

¡Gracias por compartir!
Share

Pensamientos un día demasiado tarde: Lo que podemos aprender de Peaches Geldof y otros “wild childs”

Peaches con su esposo Thomas Cohen.
Peaches Geldof con su esposo Thomas Cohen.

Cuando me enteré –por Twitter, como de todo– que la célebre party-person-turned-badass-housewife Peaches Geldof había muerto, lancé un grito ahogado parecido al que emití cuando leí sobre el suicidio de L’Wren Scott.

Nadie en la oficina me hizo caso y, como con L’Wren, cuando les dije qué había pasado no le dieron demasiada importancia. Como pasa a casi todas las fashion persons, a veces parece que vivimos en otro mundo cuando mencionamos nombres. Pero no me importó mucho. (more…)

¡Gracias por compartir!
Share

1 2 3 4 5 13