image

He escrito mucho sobre relaciones de larga distancia y he escrito mucho sobre fidelidad e infidelidad, pero recientemente alguien me pidió que escribiera sobre una situación especial: qué hacer cuando te ponen el cuerno (o algo parecido, como una diadema o unas orejas de conejo) mientras estás lejos de tu pareja.

Confieso que me llevó varias semanas comenzar a teclear este post, principalmente porque quería pensarlo bien, y secundariamente porque estoy tomando un curso que se ha robado mi valioso tiempo para pensar pero me ha hecho mejor escritora. Espero. Pido una disculpa por la tardanza a la persona en cuestión, y espero que esto sirva a más de uno. Como he dicho en varias ocasiones: long distance is a b*tch, pero con mucha paciencia, amor y rebanadas de pan blanco con Cheez Whiz, todo es posible.

En la situación de la persona que me contactó, la confianza ya está rota. Su pareja cometió una indiscreción (no sé exactamente de qué naturaleza, pero según entiendo no fue infiel en el sentido estricto) y necesitan un poco más de ayuda que solo mis consejos infalibles para sobrevivir a una relación de larga distancia.

La verdad es que superar cualquier tipo de traición se resume a una sola cosa: recuperar la confianza. El problema es que hacerlo es difícil, aun cuando se está en el mismo lugar y puede haber contacto físico todos los días, así que, por supuesto, la distancia complica todo. Es su especialidad.

Hay cuatro cosas importantes que tienen que hacer.

1. Hacer un plan y comprometerse a cumplirlo. Si deciden hablar por Skype una vez a la semana o cinco veces al día, hacerlo es esencial para que la persona traicionada se sienta segura.

2. Tener una larga, larga conversación, en la que (si quieren por única vez) no evadan el tema. La persona traicionada tendrá mucho que decir, y es justo permitir que lo haga. Esta es la parte en la que lloran, se gritan y no cierran las laptops hasta que ambos están tranquilos y concentrados en cuanto se quieren. Esto puede llevar mucho, mucho tiempo, así que recomiendo que destinen para ello un día en el que no tengan mucho que hacer.

3. La, para mí, parte más importante de mis instrucciones sobre cómo perdonar una infidelidadEstablezcan reglas (temporales). ¿Qué necesita la persona traicionada para ayudar a su proceso de perdonar? Quizá que tengan un horario definido a la semana para hablar, o que le envié selfies desde sus actividades, o incluso cosas más extremas (de nuevo, temporales) como enviar location o alguna cosa similar, que si estuvieran en el mismo espacio geográfico parecerían locuras, pero por estar separados tenemos que considerar como posibilidades.

Esta parte necesita de la cooperación de ambos: que el traicionado sea razonable y no prohíba a la otra persona disfrutar de la vida, y que quien cometió la traición esté dispuesto a limitarse un poco (y realmente esté dispuesto a ser honesto).

De nuevo, estas nuevas reglas no van a durar para siempre. Son solamente para dar un poco de paz a la persona cuya confianza se rompió, y ayudar a que poco a poco la recupere. Así que ella tiene que poder de su parte para confiar. Es una cosa difícil, pero en ella queda clara lo más elemental en estos casos:

4. QUERER PERDONAR/SER PERDONADO. Si uno de los dos no lucha, no se va a poder. La alternativa es elegir estar separados hasta que puedan volver a verse, y entonces evaluar la situación. Esto podría ser muy sano, así que también hay que considerarlo.

Hope it goes well. Un beso,

P.

¡Gracias por compartir!

Ana Pau

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *