saliendo

Llevo saliendo con un chavo desde febrero. Con lo que hemos hablado y pasado (aunque es lo que cualquier mujer diría), estoy segura de que si me quiere. Me dicen siempre “ya te va a llegar” las amigas que lo conocen pero ya se me hizo mucho tiempo de que sea mi no-se-que-somos. Ya no se que pensar porque ha sido demasiado tiempo.

Aparte, me lleva una cantidad considerable de años, lo que de repente me hace pensar que puede que yo no sea lo que el espera o el tenga necesidades que yo no.

Gracias.

F.

Querida F.,

La cantidad de tiempo que una pareja potencial sale antes de formalizar la relación depende de varios factores: la edad, cuándo fue su última relación, el estado emocional general de los involucrados, las costumbres de sus familias, la presencia de terceros (cuartos, quintos), y la idea que cada uno tiene sobre lo que es necesario o no hacer.

Hay personas que necesitan poner las cosas en palabras, otras que consideran que las acciones son suficientes, algunas cuyo objetivo es formalizar y otras que creen que dejar las cosas fluir está bien. Lo que es definitivo es que, si para ti es importante tener esta claridad –necesidad completamente válida y que él debe respetar– tienes que hablarle al respecto.

Hacer la pregunta suele dar miedo por dos razones: la posibilidad de que diga algo que no queremos escuchar, y el miedo a que sienta que “lo estamos presionando”, porque se nos ha socializado para creer que las mujeres somos seres necesitados y desesperados, y ellos quieren libertad. Por suerte (o no, dependiendo de qué tanto le gustes), esto no siempre es cierto: si quiere algo contigo, no le va a parecer presión; si no… hasta tus “hola” en Facebook van a repelerlo levemente.

Aunque estos dos factores para no tener *esa* conversación son, sin duda, razonables, hay elementos mucho más fuertes por los que sí debes preguntarle. Para empezar, es la única forma de saber con seguridad lo que está pasando y de vivir con tranquilidad, y esto aplica aún si su respuesta es algo que no te esperas o que no te gusta. Duele, pero siempre es mejor estar seguro de un “no” (y seguir adelante) que pasar la vida soñando con un “sí” que no va a llegar.

Además, este es el escenario fatalista; la realidad es que también hay una muy fuerte posibilidad de que tenga una razón válida para no haber intentado formalizar las cosas, y si es algo en lo que puedan trabajar juntos, ¿qué mejor que comenzar a hacerlo desde ahora?

También existe la posibilidad de que no tenga tus expectativas en claro: ¿han discutido el tema? ¿sabe que el hecho de llamarse “novios” es importante para ti? El diálogo, por difícil que sea de comenzar, es la mejor política cuando de paz mental se trata, y si lo que buscas es una relación de largo plazo es súper importante que sean capaces de hablar hasta de los temas más escabrosos sin que la incomodidad les gane.

El miedo tiene sentido, porque lo quieres y comenzar esta discusión podría significar perderlo –aunque si lo que dices es verdad, no creo que suceda. Pero su respuesta, sea cuál sea, te dará bases para saber cuál es el siguiente paso que, si todo sale bien, será con él.

Un beso,

P.

 

¡Gracias por compartir!
Share

Ana Pau

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *