drugadict

En este momento tengo 17 años, desde los 12 años para acá aproximadamente comencé a tener una mala relación con mis padres, simplemente no compartíamos las mismas ideas. Era peor con mi padre, demasiado estricto, exigiendo excelencia. Peleas tras peleas. Nunca quería que llegaran las fiestas, el simple hecho de estar en familia me causaba molestia; no me molesta mi familia, sino que yo soy muy introvertido con respecto a ese contexto y mi padre pensaba que no socializaba tanto porque me sentía superior entonces cada noche el regreso a casa era un sermón repetitivo, así, por 5 años. Hace dos semanas mi padre hizo lo que me juró jamás hacer; empezar a adaptarse a mí, él era muy enojón y nos dijo a todos que trataría de cambiar eso. Cada vez que tiene oportunidad me dice que hizo mal antes y me da consejos sobre cómo yo puedo cambiar mi futuro. Se me hizo muy raro, lo acepto. No pensé en la razón de por cual él hacía todo esto. Ayer, de regreso de una fiesta, me dio una noticia muy repentina, que por “trabajo” se iría 18 días, y me dio la explicación del protocolo casa-escuela, escuela-casa. Se me hizo incluso más raro esto, pero traté de no pensar en ello. Cuando alguien dice que me quiere es incómodo, porque es difícil regresar el cumplido. Total, mi madre me preguntó si entendía todo y en ese momento fue obvio, como que lo sabía pero mi mente no pensó en ello. En resumen, mis padres al parecer se están separando y no me importa, o eso creo. Siento que no me afecta, ¿acaso está mal ser indiferente a esta situación? Después de tanto tiempo en una horrible situación familiar, siento que ya no me molesta lo que pase, sí quiero a mi familia, simplemente me es difícil expresarme.

Joven indiferente.

Querido joven indiferente,

Me parece que tu situación es normal, o por lo menos comprensible. Me parece que, como forma de defenderte contra los desacuerdos y (¿?) ataques de tus padres, y en particular de tu papá, decidiste que te dejaría de importar lo que dijeran, pensaran o les pasara. Y tu cuerpo (mente, corazón, o como quieras verlo) sencillamente está acostumbrado a reaccionar de esa manera.

Y no está mal, pero creo que tus papás en este momento necesitan que reacciones de otra forma. A lo mejor tu prioridad no es hacerlos sentir mejor, pero están pasando por una situación terrible y sumamente dolorosa, y sentirte lejos puede hacerla peor. Aunque imagino que deben preferir la indiferencia a verte sufrir –cualquier padre lo haría– a veces a los hijos nos toca hacer todo lo posible porque los papás se sientan mejor. Y ahorita, en la situación que están tus papás, necesitan saber que los quieres.

No se los tienes que decir a la cara, sobre todo si sientes que no se va a ver honesto. Mándales un mail o un mensaje, solo diciendo que quieres que sean felices y que vas a apoyar cualquier decisión que tomen, siempre que la tomen porque sienten que es lo mejor para ellos. Reitera que tú vas a seguir ahí y siempre vas a ser su hijo, e intenta no cerrarte a recibir su agradecimiento.

A lo mejor no está en tu naturaleza, o no por ahora, pero quizá dejar de pensar en ti por un momento es justo lo que necesitas para sentirte un poco menos aislado de ellos.

De nuevo, tú tuviste buenas razones para cerrarte, y que lo estés ahora no es sorprendente ni es malo. Lo que estás haciendo está bien, sobre todo si es lo que necesitas, pero no se me ocurre cosa más dolorosa que tomar la decisión de separar una familia, y estoy segura de que tus papás, aunque no sepan cómo decírtelo (y lo expresaron con su comportamiento de los últimos meses), necesitan saber que estás bien y que estás ahí.

Todo va a salir bien, y si no sientes que sea el momento, nadie va a culparte. Pero un mensaje (these days) no cuesta nada, y puede hacer una gran diferencia para ellos. Y tal vez hasta para ti.

Un beso,

P.

 

¡Gracias por compartir!

Ana Pau

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *