Mi ex y yo cortamos durante mi intercambio debido a que la relación se hizo un infierno. Él se hizo muy manipulador, yo perdí el control y estuve con alguien más. Después de eso, él usó mi indiscreción para intentar manipularme más. Obviamente cortamos en muy malos términos y ahora estoy con alguien nuevo, pero a veces siento ganas de escribirle para volver a disculparme. No lo amo, pero tampoco quiero que me odie alguien que fue muy importante en mi vida. ¿Qué hago?

Querida ex culpable,

Te tengo una excelente noticia –o muy mala, según quien lo vea. He estado exactamente en tu posición. Y por eso sé que en realidad la respuesta es muy sencilla.

Necesitas perdonarte tú. Si ya te disculpaste con él, la pelota está en su lado de la cancha y lo que haga con tus disculpas no está en tus manos. Si no está listo para perdonarte no importa la cantidad de inbox que le envíes, no lo va a hacer. Respeta su proceso y, aún más importante, deja que el tuyo comience.

Es probable que la conciencia de que lo lastimaste te haga sentir que mereces ser castigada, y reaccionas a esto haciendo precisamente esto: castigándote. Estás en un buen lugar, encontraste a alguien más, y entonces necesitas un poco de dolor para compensar el que provocaste. Quizás él sigue estando solo. Quizás necesitas equilibrar la balanza.

Excepto porque no es así.

SÍ. Le hiciste daño a alguien. Sí. Tienes que aprender de esto. Pero el asunto es que tu necesidad de disculparte me dice, y porque conozco tu situación de primera mano, que la lección fue aprendida. No vas a volver a hacer algo similar, y esto, y es importante que lo aceptes, es suficiente. Mereces seguir con tu vida sin sentirte mal por vivirla. Mereces sonreír y mereces estar en una relación mejor, con alguien que probablemente sí es para ti como tu ex no lo era, a pesar de lo que pudiste haber pensado antes.

Eventualmente tu ex va a perdonarte, pero darte cuenta de que tú ya hiciste tu parte es crucial para poder comenzar con tu camino. Acepta que, por lo menos por ahora, no va a ser parte de tu vida y que está en su derecho de prohibirte ser parte de la suya si quiere. Construye algo a partir de tu aprendizaje. Toda la retribución que el mundo necesita es que tomes la situación y la conviertas en algo positivo: no volverlo a hacer.

Te prometo que vas a estar bien y que pronto llegarás a ese sano momento en el que ves a tu ex y lo único que sientes es… asquito.

Un beso,

P.

¡Gracias por compartir!
Share

Ana Pau

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *